jueves, 5 de julio de 2007

GASTOS NO JUSTIFICADOS


A la esposa del presidente de Francia le están lloviendo las críticas por hacer uso de la tarjeta de crédito que le dieron en mayo para sufragar gastos oficiales. Total por haber pagado con esa tarjeta dos cenitas. Hay que ver hasta que punto llega la demagogia, encima que la buena mujer se sacrifica teniendo que vivir en un palacio y haciendo uso de un coche oficial, se le ningonean cuatrocientos euros.

De todos es sabido que el patrimonio de los gobernantes siempre ha ido ligado al tesoro público. Faltaría más que los que soportan el peso de los estados no pudieran disponer libremente de sus fondos. Ya esta bien de que mojigatos escrupulosos intenten controlar al poder.

 
ir arriba