martes, 10 de julio de 2007

NUEVAS DIVERSIONES


Se acabó la buena música para mí. Una persona que va ha ser rica, que aspira a un titulo nobiliario y que su futura esposa heredará un emporio empresarial no puede pasarse tres horas en un concierto de rock bebiendo calimocho.

He de readaptar mis gustos para poder mezclarme con mis futuros amigos en el valet. De momento ya he alquilado una opera en el videoclub para ir entrenándome a pasar dos horas y media de aburrimiento poniendo buena cara.

 
ir arriba